Avisar de contenido inadecuado

Energía amigable con el ambiente

{
}

Energía eléctrica que sea amigable con el ambiente?

 

El gobierno argentino anunció el 20 de mayo el comienzo de la licitación para comprar mil megavatios de energía eléctrica generada por fuentes renovables, a través de la empresa estatal Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA), con el fin de fomentar la inversión en el campo de energía ‘amigable’ con el ambiente. 

Entre los objetivos del programa GENREN (acrónimo de “Generación Renovable”), se busca reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, según informa la presentación pública que está disponible en el sitio web de la Secretaría de Energía de este país.

El anuncio se realizó en el marco de la ley número 26.190 sancionada en diciembre de 2006 y que impulsa el Régimen de Fomento Nacional para el uso de fuentes renovables de energía destinadas a la generación eléctrica.

Esa ley estableció que en el plazo de diez años, el ocho por ciento del consumo eléctrico tiene que ser abastecido a partir de fuentes de energías renovables.

ENARSA aceptará ofertas con módulos de potencia de hasta 50 Megavatios y venderá la energía al mercado eléctrico mediante contratos a 15 años de plazo. Según anunciaron las autoridades de la Secretaría de Energía, se estima que habrá inversiones en US$2.500 millones y que generarán más de ocho mil puestos de trabajo.

Para diferentes ONG aún queda mucho por hacer en el campo de energías renovables. “Muy difícilmente este tipo de iniciativas vaya a motivar un desarrollo importante de este tipo de energías ya que básicamente son inversiones que dependen de la voluntad de la empresa ENARSA, algo que plantea un mercado poco transparente”, dijo a SciDev.Net Juan Carlos Villalonga, director de campañas de Greenpeace en Argentina.

Por su parte, Carlos Tanides, responsable del programa Clima y Energía, de la Fundación Vida Silvestre Argentina, destacó a SciDev.Net que además de prestarle atención a las energías renovables es crucial no dejar de lado la inversión en el campo de la eficiencia energética. 

“Es un área que debiera ser prioritaria y que tiene muy poco desarrollo en la Argentina hasta este momento; la eficiencia energética es muy importante por el impacto benéfico sobre el ambiente, los recursos y la economía”, dijo Tanides.

 

 Caracas, 29 de octubre de 2010 (PRENSA MPPEE).- El Director General de Energía Alternativa, Alberto Urdaneta, y Héctor Constant, Director del Área Nucleoeléctrica del Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica (MPPEE), realizaron una charla para los trabajadores y trabajadoras con motivo del reciente acuerdo entre Rusia y Venezuela para el desarrollo de una infraestructura nucleoeléctrica en territorio venezolano.

El convenio ha despertado reacciones diversas en la sociedad venezolana y la comunidad internacional por los riesgos sobre seguridad y medio ambiente. Alberto Urdaneta asegura: “De todas las formas conocidas para generar electricidad, la nuclear es la más amigable con el ambiente. El balance es mucho mejor que el de hidrocarburos. Incluso sobre otras formas de generación alternativas si contabilizamos el proceso, o el gasto de energía que lleva la fabricación de cada una de las partes. Además, la nucleoelectricidad genera desechos reducidos muy manejables”.

El acuerdo entre la República Bolivariana de Venezuela y la Federación Rusa, es el segundo paso de un Convenio de Cooperación que se firmó el 28 de noviembre de 2008 para el uso de la energía nuclear. Aunque Venezuela es miembro fundador del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) desde 1957, no es hasta ahora cuando empieza a validar su potencial como generador de nucleoelectricidad. En Latinoamérica, países como México, Brasil y Argentina poseen centrales nucleares: “Argentina tiene dos reactores de investigación y ha desarrollado tecnología para exportarlos. Recientemente, son los únicos que han vendido reactores de investigación a países como Italia, Egipto y Perú”.

Urdaneta comentó que el acuerdo contempla la construcción y puesta en marcha de un Reactor para la Investigación y para la Producción de Radioisótopos de Usos Pacíficos en Medicina e Industria (RIPRI); y de una Central Nucleoeléctrica (CNEL) para producir electricidad. En conjunto, estos dos proyectos comprenden el desarrollo de una infraestructura nucleoeléctrica: “El reactor se puede ejecutar en un lapso de 4-5 años y la central tarda 12 años en entrar en operación. El primer turbogenerador entraría a funcionar en el 2022, y luego cada dos años se irían incorporando los tres restantes. Son por lo menos 2 reactores”.

El Director de Energía Alternativa afirma que un proyecto nucleoeléctrico implica estudios y actividades previos exhaustivos. Durante la primera fase se define un emplazamiento con disponibilidad de agua y estabilidad sísmica, entre otras cualidades. La energía generada por un reactor ahorraría un gasto por combustible en termoeléctricas que puede aprovecharse para obtener ganancias por exportación: “1000MW nucleares al año ahorran 15 millones de barriles de petróleo exportable. 1.000 MM USD al año. Eso con un reactor de 1000MW. Esto se multiplica tantos reactores se tengan”, resaltó Urdaneta. 

Los organismos designados para dar cumplimiento al contrato son el Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica (MPPEE) y la Corporación Estatal de la Energía Atómica (ROSATOM). Los responsables de ejecutar el proyecto son la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC) y la Sociedad Anónima Atomstroyexport. El proyecto incluye la formación de talento humano, seguridad nuclear y radiológica, aseguramiento de la protección ambiental, gestión de desechos radioactivos y asistencia en el desarrollo de la interconexión al sistema eléctrico. 

De igual forma, el Acuerdo establece la ejecución de otros fundamentos como el cumplimiento de las salvaguardias establecidas por al OIEA, la creación de una regulación normativa y legislativa, de métodos de respuesta a emergencias, la participación de la industria venezolana, de las organizaciones de servicios, de la comunidad científica y técnica, la selección de las locaciones para la RIPRI y la CNEL, más el licenciamiento de las instalaciones.

La agenda para la formación de la infraestructura nucleoeléctrica comienza con la construcción y operación de un Reactor de Investigación para la Producción de Radioisótopos de Usos Pacíficos en Medicina e Industria (RIPRI). Posteriormente, comienza el diseño, construcción y puesta en marcha de la Central Nucleoeléctrica (CNEL) entre 2020 y 2030. Los planes de desarrollo de CORPOELEC prevén la incorporación de 4000 MW de generación nucleoléctrica. Luego entra la fase de operación y mantenimiento, y finalmente, décadas después, la clausura de la Central. “La Central Nucleoeléctrica no es un proyecto nuevo. Está desde los años 50. Luego se descartó y se está tratando de rescatar. La electricidad de origen nuclear resulta ineludible para cualquier nación, si queremos salvar al planeta. Los chinos, por ejemplo, tienen previsto construir más de 40 reactores en asociación con los rusos”, afirmó Urdaneta.

 

La energía solar también es amigable  los rallos solares no dañan el ambiente porque son naturales y no tienen electricidad.

{
}
{
}

Comentarios Energía amigable con el ambiente

CHICOS ( A ) LEAN ESTO ES MUY INTERESANTE

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Este blog solamente acepta comentarios de usuarios registrados.

Deja tu comentario Energía amigable con el ambiente

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre